Quién soy

Resiliencia: la historia que no conocían de mi ❤️

Hello Girls,

Existen momentos en nuestra vida que nos marcan para siempre. Desde niña jamás imaginé que esta sería mi historia. León es mi apellido y éste es el momento que marcó mi vida.

Vengo de una familia muy especial. Mis padres fueron mi ejemplo de fuerza y lucha, nunca paraban de trabajar para darnos a mi hermano y a mí una vida estable. Vengo del típico ejemplo familiar en Puerto Rico donde los 15 y 30 eran números importantes, pero jamas imaginábamos que el 3 sería el que nos marcaría. Mi papá con experiencia en ventas y administración ejerció muchísimos empleos; sin miedo a nada tuvo hasta intentos fallidos de ser empresario. Mi madre, una mujer valiente e inteligente siempre trabajó en posiciones importantes, es mi ejemplo de que ¡las mujeres podemos serlo todo en la vida! Y un hermano al que doy mi vida si fuera necesaria para él. Así se compone mi familia.

De niña tengo recuerdos hermosos de comer pizza y mac and cheese (por esto mi arte culinario 😂) en lo que llegaba Mami del trabajo, las guerras de niños con mi hermano y esperar largas horas a que llegara Papi súper cansado del trabajo. Probé muchas veces ” el poder de la chancleta” pero fueron más las veces que me reí muchísimo con los chistes y ocurrencias de mis padres. Tanto así que hay evidencia de sus travesuras…

Sí, mi Mamá es la que está vestida de Santa 🎅 .

El ejemplo de mis padres siempre fue ejemplar. El valor mas grande que se lleva en la vida es sobre llevar cualquier circunstancia y esto no faltó en mi hogar. Pero lo que no sabíamos es que esa resiliencia la necesitaríamos luego.

Años mas tarde se unió a la familia quien hoy es mi esposo, con mucho miedo pidió mi mano frente a mis padres y familiares. Ya mi Papá se había retirado del trabajo, un retiro un tanto forzoso porque había comenzado a tener sus achaques y Mami seguía con su trabajo. Tenía 22 años cuando decidí casarme. Comenzaron los preparativos, del que todo padre sueña- ver a si hija desfilar vestida de novia. La boda sería un año mas tarde, pero entre ese preparativo también estaba algunas revisiones médicas de mi Papá.

Aquí en el Jardín Botánico en Caguas- lugar que nos encantó para la boda.

Mientras seguíamos trabajando poco a poco para la boda se anunció una operación inesperada de Papi. Según el doctor era un tanto delicada pues ya mi padre había pasado por muchas anestesias en los pasados años. Aún así él le indicó que podía operarle. Aunque con miedo, todos accedimos. Entre eso, el plan de boda seguía.

Llega la fecha de la operación en el hospital mas grande en todo Puerto Rico y el caribe, donde están los especialistas más importantes ¿qué podía pasar?. Fue un largo turno en Centro Médico, llegamos temprano con Papi caminando. Hacemos el proceso de admisión y él todavía haciendo chistes con cara de miedo. Le extirparían una masa en el riñón. Nos mueven a Mami y a mi a un pasillo antes de la sala de operaciones por donde pasaría la camilla y poder verlo antes de iniciar el proceso. Mami le da un beso en la frente mientras yo le sonrió con ojos llorosos muertos del miedo. La enfermera dice: “tranquilas todo estará bien”. Nos retiramos a esperar y luego de horas largas, el doctor sale. Nos dice fue una operación difícil pero salió bien. Deberá quedarse en cuidado intensivo en lo que sube a un cuarto.

Nosotras mas calmadas, nos devolvimos a unas sillas a respirar y que por fin nos llegara el color al rostro. A todas estas, solo faltaban quizás unos meses para la boda. Cuando ocurre lo inesperado, un corre y corre de enfermeras y doctores. No imaginábamos que dentro de ese cuarto a mi Papá le estaba dando un paro respiratorio y cardíaco. Lograron revivirlo, pero sólo quedó un cuerpo. Mi papá había quedado en estado comatoso. Pasamos largos meses en Centro Médico, con muy poca esperanza de que saldría caminando como entró. La búsqueda de local para la boda cambió a encontrar un Centro de Cuidado para mi Papá.

Luego de unos meses difíciles, lo dieron de alta para trasladarlo a un Centro de Cuidado. Estuvo mucho tiempo respirando con maquinas hasta que logró hacerlo solo. Comía a través de un tubo. No podía reaccionar a lo que le decía, pero siempre que podía le susurraba al oído cuanto lo amaba y extrañaba. Ya el plan de una gran boda se cambió al solo ir al Tribunal, la Luna de Miel que no pudimos cambiar seguía en pie.

29 de octubre de 2008, pasé de ser Srta. León a Sra. León. Esa ceremonia no la olvidaré, por que aunque sencilla el amor que había en ese pasillo era más grande.

Mi foto de boda se redujo a mis dos corazones, mi hermano y mi madre. Nuestras caras eran de nostalgia pues la nena se iba y mi Papá no podía estar ahí para verme. Sin embargo estábamos mas unidos que nunca.

¡Resiliencia! esto nos movía desde que somos una familia.

1 de noviembre de 2008, fui al Centro de Cuidado a despedirme de Papi y llevarle unos globos pues dos días luego era su cumpleaños. Recuerdo que le dije al oído “Te amo” nos vemos cuando regrese.

2 de noviembre de 2008, salgo en el crucero de Luna de Miel. El destino era Aruba pero mientras un día en alta mar.

3 de noviembre de 2008, el cumpleaños de mi Padre. En mi mente estaba que era un día importantísimo. Tanto así que recibo una llamada al cuarto del Crucero. Era mi tía para avisar que mi Papá había fallecido. Sabía que era un día importante, no todos los humanos pueden nacer y morir un mismo día. Mi estrella así lo hizo, que manera de irse de esta tierra. El crucero hizo lo que pudo por regresarme a mi isla, pero era muy costoso. Mi única opción era pasar los días de crucero y al regresar a Puerto Rico como prometí irlo a ver pero esta vez al cementerio.

Hoy conmemoro 10 años de la partida de mi padre. Que físicamente no está pero a través de muchas señales me recuerda que sigue cuidándonos. Mi familia es mi todo, mi corazón, lo que me da vida. Quise tener un recuerdo cercano de ellos, la mejor manera de expresarlo fue a través de la tinta. Tres corazoncitos dos llenos y uno vacío por mi estrella 💫 que hoy no está.

Todo lo que hago en las redes sociales lo marco con un símbolo de ❤️; porque en la vida hay que darlo todo ¡con el corazón!. La vida nos marca con situaciones para hacernos mas fuertes. Tú debes escoger como quieres transformarlo. Hoy lloraré porque lo extraño, pero también lloraré porque soy agradecida de tener una familia hermosa ¡mi mamá y hermano!, mi esposo, y todos los que me rodean.

3 de noviembre de 2018, Papi gracias por estar conmigo siempre. Tu legado en mi sigue vivo. ¡Te ama tu princesa!

Xoxo,

Steph

1 comment on “Resiliencia: la historia que no conocían de mi ❤️

  1. Karen Bello

    Wow me quede sin palabras 🙁😭 eres sumamente fuerte 😘😍 tqmmmm

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: